23 diciembre 2006

Hoy llueve, hoy estoy más feliz.

No sé a vosotros pero a mi la lluvia me transmite esperanza. No por el campo (al que realmente le hace falta), sino como una sensación que se puede tocar y que se contagia.

Además, hoy leo que existe una posible reedición de Circular, el disco de Vega, a la que felicito por ello, y que se están vendiendo más libros en Andalucía (a ver si subimos la triste relación población-ventas de libros, humillante frente a Madrid o Cataluña). En relación con estas dos noticias, el año que viene se edita la segunda parte (o ampliación) del libro de Vicente Luis Mora que da nombre al álbum de Vega. Circular 2007.

¡Felicidades a todos estas navidades! Que sean felices y las paséis con los que os quieren.

09 diciembre 2006

Paradojas en Guadalajara

La Feria Internacional del Libro de Gadalajara nos ha deparado muchas sorpresas. Algunas buenas, otras no tanto. Como sabes este año la invitada de honor era Andalucía. Por este motivo la Junta de Andalucía decidió gastar mucho dinero para promocionar nuestra tierra en ese gran escaparate a todo el mundo que suponía la feria. Y precisamente, ese objetivo, por bueno que parezca, ha supuesto una de las mayores polémicas. Es decir: ¿es lógico gastar tanto dinero público en promoción turística y olvidar lo que verdaderamente debería haber sido el tema primordial, el desarrollo del sector del libro andaluz a nivel internacional?

Por supuesto, la mayoría de editoriales andaluzas han optado por ir de la mano de la Junta, para ahorrarse mucho dinero, y han disfrutado de una semana a gastos pagados en ese maravilloso país. Como dato objetivo, según información de quién pasó por allí, el único grupo editorial andaluz con caseta propia fue Almuzara. Y esta realidad es una auténtica pena porque, aunque parece lógico pensar que es más de lo mismo dentro de una sociedad tradicionalmente pasiva como la andaluza, los empresarios del libro deberían ser la vanguardia de la productividad en una tierra rica en cultura como es la nuestra.

Lo que me lleva a preguntar, ¿eres un lector asiduo?, ¿qué libros te gustan más?

15 noviembre 2006

Desde hace 2 años

Me resulta curioso lo poco que ha cambiado mi opinión respecto a las necesidades de la ciudad de Córdoba en los últimos años (y lo poco que hemos avanzado en ese sentido). Esto lo escribí, tal cual, hace casi dos años. Lógicamente hay cosas que habría ahora no expresaría así pero, como no tengo mucho tiempo, lo pongo tal cual:

Incidir en la educación. El Ayuntamiento, como primer organismo público cercano a la ciudadanía, debe trabajar junto con las Administraciones responsables en educación –en el caso de Córdoba, la Junta de Andalucía- para mejorar tratar de mejorar varios aspectos según la situación actual. Como ejemplos podríamos citar conocimientos sobre la ciudad y la provincia, idiomas –imprescindibles para las ciudades con aspiraciones turísticas o empresariales-, y por supuesto la correcta cobertura de centros educativos en toda la ciudad.

Es necesaria la construcción de un nuevo aeropuerto en un mejor emplazamiento. Posiblemente la mejor situación para dicha instalación sería en la zona sureste del municipio, con una orientación similar a la actual. De esta forma, el pasillo aéreo necesario no tendría casi ningún inconveniente para las zonas residenciales. Además se tendría que planificar de forma estricta e imaginativa el uso del suelo que pudiera verse afectado, ya sea por dicho pasillo o por motivos de seguridad, para evitar la instalación de viviendas sin necesidad de dejar todo ese terreno vacío.

Todos los edificios de nueva construcción deberían llevar instaladas placas solares, al menos para calefacción y agua caliente, y para el gasto eléctrico de la comunidad. Se debe hacer especial hincapié en estas y otras medidas de “gasto medioambiental”, tales como la orientación de los edificios, los materiales y la conservación “natural” del calor en invierno y el frío en verano.

Se deben concentrar actuaciones que necesiten el corte de calles total o parcialmente. De esta forma se puede reducir drásticamente el número de obras que entorpecen el paso de automóviles o peatones. Obras de este tipo son el arreglo de aceras, el cableado telefónico o de otra naturaleza, las acometidas de gas o agua…

Se deben planificar de forma óptima los riegos de calles ya que es un gasto innecesario hacerlos cuando acaba de llover. También se deben controlar los riegos de parques y zonas verdes, evitando la perdida innecesaria de agua como suele suceder con aspersores mal orientados o con arriates con una pendiente excesiva. Y por supuesto, el uso para estas tareas de agua no potable.

Hay que incidir en medidas que aprovechen las posibilidades tecnológicas en beneficio del ciudadano. A día de hoy, es posible realizar con otras administraciones todo tipo de gestiones de forma telemática (Renta, IVA, certificados de empadronamiento…) gracias a la firma digital. No existe ningún motivo por el que nuestro Ayuntamiento no pueda seguir esa misma línea. Así mismo, otras posibilidades como la mejora del control del tráfico (dependiendo, por ejemplo, de su densidad), la seguridad vial y ciudadana o el voto electrónico.

La colaboración entre los diferentes cuerpo de seguridad debe ser total. De esta forma, se debe incidir en un diálogo permanente entre la policía local, la policía nacional y la guardia civil, así como en la realización de prácticas y operaciones reales conjuntas.

Habría que recuperar la figura del vigilante de parque, lo cual podría ser muy interesante para parados de larga duración o incluso para personas jubiladas, que darían un importante servicio a la ciudadanía, mejorando tanto la seguridad como el contacto con las necesidades de los usuarios. Información que podría ser utilizada para futuras actuaciones.

La instalación en todos los edificios públicos que lo permitan por espacio y personal, de aparcamientos para bicicletas. Esto redundaría en el uso de este medio de locomoción, y por consiguiente, del uso del carril bici y la reducción del tráfico rodado de vehículos contaminantes. Poco a poco se acerca el momento de instaurar algún tipo de sanción para los usuarios de bicicletas que, en los casos de la existencia de carril bici por la zona donde transitan, no tengan justificación para su “no” utilización.

Si queremos que Córdoba asuma un papel protagonista en el sector turístico internacional, debemos tener en cuenta que el cierre de museos y monumentos no es una opción real. Existen muchas formas de abrir los siete días de la semana, sin perjuicio de los trabajadores.

Parece ser necesario ampliar el horario de algunas líneas de autobús, ya que Córdoba es cada vez una ciudad más viva por la noche. Esto es así sobre todo los fines de semana, cuando muchos jóvenes consumen alcohol, y podría evitar incluso el uso del automóvil particular en estado de embriaguez.

Córdoba debe contar ya con un centro de arte contemporáneo acorde a su tradición en artes plásticas (casos de Espaliú o Equipo 57 entre otros). El edificio del Silo parece ser un emplazamiento inmejorable para este cometido, ya que, además de contar con espacio suficiente y de servir de revulsivo en una zona deprimida de la ciudad que va a tener un fuerte crecimiento urbanístico, serviría para que la ciudad no perdiese otro edificio singular por la dejadez de todas las Administraciones.

La ciudad necesita un servicio de Cercanías, ya que la configuración actual permitiría, sin grandes inversiones, el establecimiento de una línea que con dirección este-oeste, siguiese el recorrido de la línea férrea existente entre Palma del Río y Villa del Río. Favoreciendo la movilidad y el contacto entre los ciudadanos de todas la parte central de la provincia como trabajadores o estudiantes (ya que el campus universitario de Rabanales está en este recorrido). Además, el consistorio de la capital debería unirse a la petición, por parte del Ayuntamiento de Peñarroya-Pueblonuevo de la puesta en servicio de la antigua línea que unía esta población con la ciudad de Córdoba.

El hermanamiento con otras ciudades del mundo, como las otras Córdobas o ciudades con relación histórica es una política acertada que hay que continuar, pero siempre promoviendo acciones que no sean puntuales sino mediante planes que sean productivos para las dos, en materia cultural, económica o social, y que se mantengan en el tiempo.

Se deben llegar a acuerdos con los ayuntamientos de la futura zona metropolitana de Córdoba, para que las empresas públicas de la capital presten sus servicios a estos municipios, así como fomentar todo tipo de actividades conjuntas.

La falta de suelo industrial es un mal que se ha mantenido en el tiempo en nuestra ciudad. El Ayuntamiento debe poner todos los medios necesarios, tanto para la existencia de suelo barato como en la negociación con grandes empresas para que se establezcan en Córdoba.

El centro de transportes debe ser una realidad lo antes posible, pero es necesario replantear todo el tema de las comunicaciones mediante las tres vías posibles en Córdoba: ferrocarril, carretera o transporte aéreo. De esta forma, hay que planificar de forma detallada un centro que tenga la mejores comunicaciones en estas tres vías.