05 marzo 2008

Las obras de ayer. El refrito


Anoche volví a ver en vivo y en directo (como se decía antiguamente), junto a mi amigo y compañero José María, a este grandísimo grupo de músicos-humoristas.
Les Luthiers se han convertido en un mito del humor, llegando más allá de lo que ninguno ha alcanzado hasta ahora. Cuarenta y un (sí, sí, 41) años de carrera les avalan.
Como siempre, las carcajadas y aplausos generales fueron totales en la sala (un Vista-Alegre abarrotado), con un público completamente entregado. Por mi parte, el único reproche (si es que se le puede reprochar algo a Les Luthiers) es que para recitar la "Cantata del adelantado don Rodrigo Díaz de Carreras", cambiaron al genial Carlos Nuñez.

Aquí os dejo una pieza, para el que quiera reírse un rato y olvidar las penas:

3 comentarios:

Anónimo dijo...

si q son buenos.

Anónimo dijo...

Óscar, lamento que mi comentario en El día de Córdoba te parezca ofensivo, pero por fortuna estamos en una sociedad que permite la libre expresión, y yo la practico. Mi comentario no era una ofensa, sino un juicio de valor, una opinión sobre la obra de Antonio Gala. No sobre su persona, ni sobre la tuya, y por ello me sobra (tú que hablas de respeto) la alusión personal.

Verás: la vecina que comparte mi pared del salón alardea de cordobesa, se viste de faralaes para las cruces, los patios y la feria, pero no por eso estoy orgullosa de ella (tiene la televisión encendida hasta la una de la madrugada, sus hijos son unos bárbaros). A mí Antonio Gala me parece un poeta tópico, de amor y florecillas, y un novelista en la misma línea (basta con abrir "La pasión turca" o "La regla de tres"), que poco lograría si enviase uno de sus libros con seudónimo a una editorial. Y, como dramaturgo, no estuvo mal hasta que prefirió los laureles de la fama a una obra sólida (he visto en el Gran Teatro sus últimos montajes con Concha Velasco, y no tengo palabras).

Si tú pretendes juzgar a un creador por su amor a una ciudad, Óscar, adelante. Yo disfruto leyendo y enseñando a leer (soy profesora de lengua y literatura), y cuando hablo de escritores, hablo de sus libros.

Ana

Óscar Córdoba dijo...

Estimada Ana, ya que no sé de otro medio, te contestaré en este mismo blog.

Siento que te hayas sentido aludida por mi comentario en El día de Córdoba. No negaré que en parte pretendía poner de manifiesto mi punto de vista, diferente del tuyo, con respecto a la obra de Antonio Gala. Por supuesto respeto tu opinión y también pienso que tienes todo el derecho del mundo a expresarla sin ningún reparo. Aunque debo aclarar que la parte que ha podido molestarte (con respecto a la ofensa), no la he escrito pensando en tu comentario sino en el del firmante cordobi. Y es que estoy cansado de leer opiniones como esa en foros y diarios. No me negaras que esa sí es una ofensa personal.

De momento prefiero dejarlo aquí, ya que la entrada "madre" de estos comentarios no tiene nada que ver con el tema, pero espero que podamos seguir hablando de este y otros asuntos en el futuro.

Por último, por si algún lector quiere saber de qué estamos hablando, os dejo el enlace a la noticia en cuestión.